Organic Cotton Colours y Gonfaus Filatures en Barcelona

23:53

Holaaa!!!

Hoy os sigo hablando de la visita a Cataluña de la semana pasada para conocer el showroom de Organic Cotton Colours en Santa Cristina d´Aro (Girona) y ver una parte de su ciclo de producción, la transformación de su algodón 100% orgánico en hilo en la empresa Gonfaus Filatures situada en la Colonia Cal Rierra en Puig-Reig (Barcelona).



En Cataluña, las industrias textiles en sus orígenes se instalaban al lado de los ríos para aprovechar su agua como fuente de energía y ya hace años que por normativa los ríos tienen su nivel de agua ecológico para asegurar la continuidad de los ecosistemas acuáticos y proteger su medio ambiente. 


Alrededor de las fábricas textiles, se fueron construyendo casas para los obreros creándose así colonias en las que tenían tienda, café-teatro, escuela e iglesia entre otros servicios. Y a día de hoy, según tengo entendido, la Colonia Cal Riera tiene planes de rehabilitación ya que la fábrica Cal Riera, que se instaló en este lugar y entró en funcionamiento en 1895, tuvo que cerrar hacia 1980 por caer en la crisis textil arrastrando con ello todos los servicios de la colonia y obligando a la mayoría de los trabajadores a irse.

El padre de Joan Gonfaus, compró la fábrica y puso en marcha su visión de negocio y compró maquinaria Marzoli para mecanizar sus procesos de hilatura.

Joan y su hijo Eudald, que también trabaja en Gonfaus, nos contaron la historia de la fábrica y nos enseñaron todas las instalaciones explicándonos todos los procesos y maquinarias que utilizan.

En la planta baja de sus instalaciones, tienen el almacén y dos turbinas grandes, en la primera planta reciben las materias primas y está el almacén donde también comienzan con el proceso de hilatura y en el segundo piso está la maquinaria para realizar el resto de procesos para obtener el producto final y que una vez terminado bajan a la planta de abajo para su almacenamiento.

Nos estuvieron explicando que el proceso comienza con la abertura del algodón. Ponen el fardo de algodón desmontado y la máquina pinzadora con sus aspas giratorias va removiendo el algodón. Así el algodón de cada fardo queda homogeneizado y es aspirado para ponerlo en una cinta mecánica y así subirlo por unas tuberías a la planta de arriba para seguir con los demás procesos.  Y cuando se vacía el almacenamiento de materia prima en la planta de arriba, le pide a la máquina de abajo más material y se pone en marcha automáticamente.


Otra parte del proceso es el peinado donde se seleccionan los tipos de fibra más larga y se quita la peor parte que son las fibras más cortas que suelen suponer un 20% de la fibra. Y después, se hace la mecha hasta que resulte el hilo con las características que ha pedido el cliente.

Una vez se obtiene una cinta gruesa, la van ordenando en 4 o 5 botes que pasan por una máquina a la vez y se convierte en una sola cinta. Esa cinta resultante pasa a una bobina grande, después pasa la primera tersión y luego pasa a la máquina de hilado que va estirando y dando la torsión necesaria al hilo.






Y como toque final tienen una máquina vaporizadora para fijar la torsión del hilo que consigue que el hilo se estabilice.

Sin duda me resultó fascinante ver la transformación de la materia prima en el hilo final pasando por las diferentes fases y máquinas. Además lo tienen todo muy estudiado y controlado y no utilizan ningún trabamiento, es decir, no ponen ningún producto salvo para el punto que necesita algo de parafina.

En la historia de Gonfaus, los quince primeros años fueron muy bien pero en 2008 tuvieron que parar la fábrica por no tener pedidos pero al año resurgió la actividad y volvieron a ponerse en marcha con los mismos empleados.

Tras ese parón hicieron un cambio de filosofía y dividieron las zonas de la fábrica para poder realizar producciones más especiales. Como nos contaba Joan, con la especialización con pedidos pequeños encontraron su fórmula ya que no hay regularidad en el mercado y los pedidos de grandes cantidades están bajando mucho en las manufacturas.

En cuanto a Organic Cotton Colours, en ésta fase de su cadena están estudiando la manera de obtener algodón orgánico de calidad superior y también están estudiando como compactar la materia prima en origen para su transporte buscando que en menos espacio se transporten más kilos tanto por practicidad como por ahorro de consumo en el transporte que supondrá el consiguiente beneficio para el medio ambiente.

Fue una gran visita ya que los dueños son muy cercanos y nos abrieron las puertas de su empresa de par en par contándonos todos los detalles de su producción y enseñándonos todas sus instalaciones. Además la localización me pareció preciosa.

Y tras la visita, nos desplazamos a la cercana colonia L´Ametlla de Merola para comer en lo que en su día fue la escuela de la colonia y que hoy es el restaurante Logos Berguedá. Comimos todos muy bien con su cocina Slow Food y sus alimentos de Km 0. Además, el restaurante es muy acogedor y cuenta con un variado calendario de actividades culturales como las cenas temáticas de ópera en la que cada noche se interpreta en directo una ópera distinta. Sin duda es un lugar especial que merece la pena visitar si estás por la zona.


Como veis pasamos un gran día en el que aprendimos muchas cosas sobre los procesos de hilatura de Gonfaus y sobre los proyectos de Organic Cotton Colours. Un día que sin duda no olvidaré.

                                                                                                          Rachel


P.D. Podéis ver más fotos en mi facebook en el álbum https://goo.gl/KNEU5U ;)


You Might Also Like

0 comentarios